27 de abril de 2011

Análisis semiótico del cuento Casa tomada: La invasión peronista.




El objeto de análisis será el cuento Casa tomada, publicado en Bestiario (1951), del escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984), mediante la metodología de la Escuela Semiótica de Paris.

Comenzaré con un análisis narrativo de nivel superficial, en donde secuencializaré el texto y las ideas centrales serán agrupadas; encontraremos grupos con más de una idea, pero estos siempre estarán subordinados a una idea central. La segunda parte será el análisis descriptivo de nivel profundo. En donde tomaré una serie de conjuntos figurativos extraídos del texto, siendo estos los elementos que conformen isotopías.

En dicho análisis, se construirá el argumento que sitúa al peronismo, como quien ha tomado la casa. Además los elementos de carácter histórico que acontecieron antes del peronismo, como fue la Gran Depresión, la Década Infame y la Segunda Guerra Mundial sostendrán dicha afirmación.

Análisis narrativo de nivel superficial
El primer párrafo del cuento, narrado por uno de los personajes, explica el gusto por la casa en la que vive con su hermana.

Los hermanos y a la vez los sujetos agentes (Yo e Irene), demuestran un gusto por la casa en donde viven, llena de recuerdos de los bisabuelos y con espacio suficiente para que vivan ocho personas, la casa es habitada sólo por ellos.

La unión entre los sujetos agentes; y el objeto representado por la casa, se ejemplifica así:
Valores: S1: Yo. S2: Irene. O1: Casa. ^: Signo de unión.
S1+S2 ^ O1.

La narración introduce a los personajes en sus actividades cotidianas, la vida en pareja de dos hermanos y su preocupación por la casa.
Se narra la dinámica en que los hermanos distribuyen su jornada matutina, levantándose a las siete de la mañana, realizan la limpieza de la casa. El autor sugiere un vínculo estrecho y muy personal, entre los hermanos y la casa, al grado de impedir que los hermanos se casaran o abandonaran la casa. Condenándolos “al matrimonio entre hermanos” y a “Morir allí algún día”.

El hermano acostumbra ir los sábados al centro de la ciudad, para comprar lana y llevársela a su hermana para su tejido, además, aprovecha para visitar las librerías y “preguntar vanamente si había novedades en literatura francesa”. Debido que “desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina”. Ejemplificándolo de la siguiente manera:

Valores: S1: Yo. O2: Comprar. O3: Vuelta por las librerías.
A: S1 ^ O2 + O3.

A continuación, el autor narra la distribución de la casa. De un lado se encuentra el comedor, una sala con gobelinos, la biblioteca y tres dormitorios grandes. Un pasillo con puerta de roble divide los lados de la casa, del otro lado se encuentra un baño, la cocina, los dormitorios de los hermanos y un living central. Es así como diferenciamos tres espacios divisionales dentro de la casa.

Valores:
A: O4: Comedor, sala con gobelinos, biblioteca y tres dormitorios grandes.
B: O5: Pasillo con puerta de roble.
C: O6: Baño, cocina, dos dormitorios y un living central.

La limpieza de la casa es un elemento que se repite en la narración, el autor comenta “hay demasiada tierra en el aire” y “da trabajo sacarlo bien con plumero -el polvo- vuela y se suspende en al aire, un momento después se deposita de nuevo en los muebles y los pianos”.

Después de la explicación del gusto por la casa, su descripción y las actividades habituales de los hermanos, así como las actividades dedicadas al ocio, la voz narrativa relata la invasión de la casa.

Se describe un día en particular, la hermana se encuentra tejiendo y el hermano se dispone a calentar la pavita del mate, “fui por el pasillo hasta enfrentar la entornada puerta de roble, y daba la vuelta al codo que llevaba a la cocina cuando escuché algo en el comedor o la biblioteca”. “El sonido venia impreciso y sordo, como un volcarse de silla sobre la alfombra o un ahogado susurro de conversación”. Sin indagar la procedencia de aquellos ruidos “me tiré contra la puerta antes de que fuera demasiado tarde, la cerré de golpe apoyando el cuerpo”. Es así como el hermano admite la invasión de una de las tres partes de la casa. Irene al saber la noticia lo asimiló diciendo: “entonces tendremos que vivir en este lado”.

Para facilitar el análisis, hemos dado el valor de Anti Sujeto a los ruidos, es sujeto puesto que realiza una acción, asimismo es el antagónico de lo sujetos agentes o hermanos. Ejemplificándolo así.

Valores: S1: Yo. S2: Irene. O7: Tejer. AS (Anti Sujeto): Invasor. O4: Comedor, Sala con gobelinos, biblioteca y tres dormitorios grandes. O5: Pasillo con puerta de roble. V : Signo de desunión.
A: S2 ^ O7.
B: AS ^ O4.
C: S1 ^ O5.
D: S1+S2. V O4.

Los primeros días fueron tristes por las pérdidas materiales, debido a la parcial invasión. A partir de entonces no tuvieron acceso a la parte tomada de la casa, “nos pareció penoso porque ambos habíamos dejado en la parte tomada muchas cosas que queríamos”.

Sin embargo, hubo regocijo y resignación ante la primera invasión de la casa. La invasión modificó la rutina de los hermanos, en especial, la simplificación de la limpieza les ahorró tiempo. Por las tardes Irene tenía más tiempo para tejer. “Yo andaba un poco perdido a causa de los libros, pero por no afligir a mi hermana me puse a revisar la colección de estampillas de papá, y eso me sirvió para matar el tiempo”. Lograron acostumbrarse a su nueva rutina y “empezábamos a no pensar. Se puede vivir sin pensar”. Hacer todo de forma mecánica. Lo ejemplifico tomando los siguientes valores:

Valores: S1: Yo. S2: Irene. O7: Tejer. O8: Revisar la colección de estampillas.
A: S2 ^ O7.
B: S1 ^ O8.

La invasión de la casa afectó en la conducta de los hermanos, fueron constantes las reacciones de paranoia durante el sueño y la vigilia.

Los hermanos no estaban tranquilos, el insomnio se presenta cuando Irene soñaba en voz alta; sus “sueños consistían en grandes sacudones que a veces hacían caer el cobertor”. La paranoia los envolvía “presentíamos el ademan que conduce a la llave del velador, los mutuos y frecuentes insomnios”. Pero en el día, el camuflaje auditivo de los “rumores domésticos” ocultaba cualquier ruido. Sin embargo en “la cocina y el baño, que quedaban tocando la parte tomada, nos poníamos a hablar en voz más alta o Irene cantaba canciones de cuna”. El espacio donde se encuentra el living y las habitaciones era en momentos la más callada; “Yo creo que era por eso que de noche, cuando Irene empezaba a soñar en alta voz, me desvelaba en seguida”.

Los cambios en la personalidad, en sus actividades, mostraban un estado de alerta, se había tomado una parte de la casa, la compartían con algo o alguien, pero ¿qué sigue? ¿qué quiere(n)? ¿quién la invadió? Son las incógnitas que frustran a los personajes, los mantiene alerta. La parte final del cuento narra como la casa fue tomada y la expulsión de sus habitantes.

Esa noche el hermano sintió sed, él se encontraba en la habitación de Irene y al dirigirse a la cocina para servirse un vaso de agua, “Oí el ruido en la cocina; tal vez en la cocina o tal vez en el baño porque el codo del sonido apagaba el sonido”. Los ruidos no solamente estaban en la parte tomada, se escuchaban de este lado y ya no había una puerta de roble que cerrar, ya no hay divisiones, la casa ha sido tomada. “No nos miramos siquiera. Apreté el brazo de Irene y la hice correr conmigo hasta la puerta cancel, sin volvernos hacia atrás”.

No pudieron rescatar nada, salieron con lo puesto “me acordé [el hermano] de los quince mil pesos en el armario de mi dormitorio. Ya era tarde ahora”. Ejemplificando:

Valores: S1: Yo. S2: Irene. O6: Baño, cocina, dos dormitorios y un living central. AS (Anti Sujeto): Invasor. O1: Casa. : --> Enunciado de cambio.
A: S1+S2 ^ O6 --> S1+S2 V O6.
B: AS ^ O6.
C: S1+S2 ^ O1 --> S1+S2 V O1.
D: AS ^ O1.

En la calle se abrazan y alejan de la casa, él tuvo lastima, cerró la puerta de la entrada y tiró la llave a la alcantarilla. “No fuese que algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada”.

De esta forma finalizamos el análisis narrativo de nivel superficial y comenzamos con el análisis descriptivo de nivel profundo.

Análisis descriptivo de nivel profundo
Partimos de conjuntos figurativos extraídos del texto, siendo estos los elementos que conforman isotopías.
El primer conjunto figurativo es el título, Casa tomada, dicho conjunto se conforma de dos figuras y juntas nos remite a un objeto de valor pero tomado. Nos previene y traza un rumbo, pero también es el centro donde confluye casi en su totalidad el cuento.

En el desarrollo del cuento, un encadenamiento de conjuntos figurativos, permiten sostener el argumento donde muestro que el peronismo es el invasor de la casa, los conjuntos figurativos antes de la invasión se presentan como analogías a los acontecimientos que antecedieron al peronismo en la Argentina, es decir, la Gran Depresión, la Década Infame y el contexto geopolítico.
Los conjuntos figurativos que he tomado son:

“[Desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina], [No necesitábamos ganarnos la vida, todos los meses llegaba plata de los campos y el dinero aumentaba], [Buenos Aires será una ciudad limpia, pero eso se lo debe a sus habitantes y no ha otra cosa], [Hay demasiada tierra en el aire, apenas sopla una ráfaga se palpa el polvo en los mármoles … da trabajo sacarlo bien con plumero… un momento después se deposita en los muebles y los pianos], [Han tomado la parte del fondo], [Han tomado esta parte], [No fuese que a un pobre diablo se le ocurriera robar]”.

Analizaré cada conjunto de manera individual, el primero es “Desde 1939 no llegaba nada [de literatura francesa] valioso a la Argentina”. En esta oración, lo primero a destacar es el año, como referencia de carácter histórico y como punto de partida, invocando un periodo transitorio, un antes y un después, sentenciando finalmente una carencia de literatura francesa en la Argentina.

El año de 1939 es una fecha de transición sociopolítica a nivel mundial, que no se puede entender sin una crisis, punto de quiebre o elementos que propiciaron dicha transición. La Gran Depresión en el año de 1929 situó un panorama desfavorable en gran parte de las economías nacionales, Argentina también fue golpeada por la crisis, esto influyó en el inicio de la Década Infame, periodo que comienza con el golpe de Estado cívico-militar que derrocó al Presidente Hipólito Yrigoyen el seis de septiembre de 1930.

Década caracterizada por continuos golpes de Estado en Argentina, finaliza con el golpe militar del cuatro de junio de 1943. La inestabilidad política era interior y exterior, es en el año de 1939 cuando comienza la Segunda Guerra Mundial con la invasión a Polonia por parte de los Alemanes.

Así entendemos que “no llegaba nada valioso a la Argentina” a partir de esa fecha por el estallido de la Segunda Guerra Mundial que afectó las importaciones de la Argentina y sus procesos económicos.

Otro conjunto figurativo que sustenta los elementos que antecedieron al peronismo, es cuando la voz narrativa dice: “No necesitábamos ganarnos la vida, todos los meses llegaba plata de los campos y el dinero aumentaba”. Es importante señalar que en ese contexto sociopolítico Argentina sostuvo su economía con las exportaciones de cereales y ganado, las cuales se incrementaron en el desarrollo de la guerra[1]. Por eso el dinero aumentaba.

Al introducirnos a los punto referente al peronismo, el autor maneja dos metáforas, la primera cuando dice: “Buenos Aires será una ciudad limpia, pero eso se lo debe a sus habitantes y no ha otra cosa”. Entendida como un distanciamiento entre los gobernantes y los ciudadanos, atribuyendo cualquier acepción del adjetivo “limpio” solamente a los ciudadanos. De esta manera se sugiere una falta de limpieza en la clase gobernante en la dictadura.

La siguiente metáfora, en la misma línea, hace referencia a su clase política, en especial a la Década Infame que desembocó en el peronismo, la cita dice: “Hay demasiada tierra en el aire, apenas sopla una ráfaga se palpa el polvo en los mármoles de las consolas y entre los rombos de las carpetas de macramé; da trabajo sacarlo bien con plumero, vuela y se suspende en el aire, un momento después se deposita en los muebles y los pianos”. La oración nos presenta un círculo, es decir, hay tierra en el aire, el aire se palpa, se limpia la tierra y se suspende en el aire. Interpreto y ejemplifico a la clase gobernante como la tierra, que se mantiene a la espera de tomar el poder, cuando lo toma, la ciudadanía con esfuerzo y golpes cívico-militares logran derrocarlos, elevándose sólo por un momento a la espera de regresar parsimoniosamente al poder.

Así comienza la transición al enunciado de cambio, con la oración “Han tomado la parte del fondo”. Y el argumento que sostiene la idea del peronismo como invasor de la casa se fortalece, se han suscitado elementos de carácter histórico que se dieron antes del peronismo, por ejemplo, la Gran Depresión, la Década Infame y la Segunda Guerra Mundial, de esta forma el peronismo es quien entra a su casa, tomando parcialmente una parte.

Cabe destacar que en la parte tomada se encuentra la biblioteca; representada como símbolo de una libertad que se pierde. Además, los golpes de Estado anteriores, fueron de carácter cívico-militar, y el golpe que lleva a Perón al poder es un golpe militar, es decir, traspasa los “límites tradicionales” para acceder a los puestos de gobiernos, atentando contra la ciudadanía, y así se enlaza el conjunto que dice: “Han tomado esta parte”.

El cuento finaliza cuando los hermanos salen de la casa; ha sido tomada como nos prevenía el titulo. Los habitantes dejan todas sus pertenencias dentro de su casa, ejemplificando la crisis económica del peronismo como el conjunto figurativo que dice: “No fuese que a un pobre diablo se le ocurriera robar” hace referencia a dos cosas, la primera comprueba que la casa ha sido tomada por el peronismo y no por un vulgar asaltante, y la segunda es el realce a su dificultad económica, compadeciéndose de aquél que se atreva a robarles algo. Los anteriores conjuntos figurativos conforman la isotopía de crisis.

Es así como llegamos a la conclusión. El trabajo se realizó mediante un método de análisis semiótico que me permitió avanzar de manera clara para obtener los resultados esperados. Primero realicé una secuencialización del texto, para encontrar todas las partes que componen el cuento. Lo anterior me permitió desarrollar el análisis descriptivo y reconocer el argumento que sostiene que el peronismo invadió la casa, al mismo tiempo ubiqué aquellos conjuntos figurativos que sostendrían dicho argumento.

Para hacer un análisis más fino, acudí a información fidedigna acerca de la historia de Argentina, enfocándome en dos periodos de profunda inestabilidad sociopolítica y económica: la Década Infame y el Peronismo. Asimismo los conjuntos figurativos cohesionaron el cuento con la historia de Argentina.

Considero que el cuento Casa Tomada contiene elementos narrativos extraordinarios, que en primera instancia insertan a un mundo fantasmagórico y desconocido, sin embargo el análisis semiótico nos da herramientas para sumergirnos por la profundidad del cuento.

Existe la necesidad del autor en contarnos lo que sucede en la Argentina de aquellos años, Cortázar sin necesidad de especificar la idea del peronismo, la sugiere en diferentes conjuntos figurativos, al mismo tiempo, contextualiza socialmente la vida de dos hermanos para lograr un virtuoso cuento que nos transportará a una época que al autor le interesaba perpetuar.















[1] Food and Agriculture Organization, “El estado mundial de la agricultura y la alimentación”. <http://www.fao.org/docrep/x4400s/x4400s09.htm#TopOfPage> 9 de marzo de 2011.



1 comentario:

  1. Antes de leer el análisis, recomiendo se lea el cuento previamente. Aquí un link: http://www.luiseaguilera.cl/portal/cuentos/clasicos-universales/casa-tomada-cuento-texto-completo-julio-cortazar.html

    ResponderEliminar