16 de mayo de 2010

Sociedad de Estudios Psíquicos de San Pedro

Sesión espiritista. Casa del Médium Gaspar Rodríguez Cabrera.

A los jóvenes de México:

Esa frase se convirtió en uno de los ideales más puros de la Revolución, un siglo después, sigue despertando a todo aquel que considere inadmisible la perpetuidad de una persona en el poder, de una constante de regímenes ausentes de democracia; convirtiéndose así el “Sufragio efectivo, no reelección”, en un ideal democrático, del cual siempre fui y sigo siendo un soldado.

Es por ello que repruebo a todo aquel gobernante que se haga llamar demócrata y sin embargo haya llegado al poder gracias a la imposición de los intereses particulares, los de unos cuantos; para así, agradecer con favores y decisiones de jefe de Estado, pues esos intereses estarán al pendiente de ser respetados y ser sobrepuestos a las verdaderas necesidades del país, las más urgentes: la desigualdad y la pobreza.

Esos mezquinos caminan con banderas que promueven la participación política ciudadana, para que así, quien desee, pueda hacer uso de sus derechos políticos y electorales, que la Constitución le ha permitido.

Lamentablemente en México no es así. Acaso en el contexto actual, con una candidatura independiente o ciudadana o sin haber estado en algún partido político, ¿puede un ciudadano mexicano ser candidato a la Presidencia de la República? Por supuesto que NO. La ley, su ley no lo permite.

Después de siglos el primer gobernante propone dentro de sus reformas la candidatura ciudadana, pero esa propuesta aparenta ser más de lo que es. No se confundan; las candidaturas independientes o ciudadanas, no son la columna de la democracia, es una pequeña parte del todo.

La democracia no es ir un día a votar de manera libre y secreta, no es el poder de elegir a quien queramos que nos represente; donde la clase política te plantea una terna de bribones (unos más que otros), no hay más, únicamente puedes elegir entre ellos y aun así, esa mezquindad es capaz de no respetar y violar la decisión de quienes votaron e imponerles quien ellos quieren. Al final es una simulación.

Es insuficiente proponer candidaturas independientes y olvidar el plebiscito, referéndum y la revocación de mandato en sus reformas. No escuchen el canto de las sirenas.

Es vital en una democracia fomentar la participación ciudadana, escuchar lo que la sociedad dice, piensa, quiere, propone; es parte de la solución que ustedes conozcan las grandes problemáticas de la nación y que incidan en las decisiones, pues el país es suyo.

Es por eso que no podemos decir que vivimos en una democracia y a la vez contar con una desproporcionada brecha entre la clase política y la ciudadanía. En la que los primeros, son los que toman las decisiones en función de los intereses que los llevaros a ocupar esos cargos, y los segundos fungen como observadores.
En la democracia hay participación de todos los sectores, libertades, consenso, diálogo, cohesión, justicia.

De esa manera en México lo que la clase política llama democracia, no lo es, y eso es muy delicado; ya que la sociedad no está conforme, aborrecen a sus gobernantes, evidencian fraudes, robos, escándalos de sus representantes y terminan relacionando esas acciones ese comportamiento denigrante con la democracia.

Es urgente la comunicación entre ustedes, la unión, el humanismo y sobre todo la verdadera información, para que no llegue el momento en que la sociedad aborrezca la democracia y extrañe regímenes autoritarios, vicios que han permeado hasta la medula de nuestra sociedad, usando de camuflaje las banderas democráticas.

Por eso les hablo a ustedes, a los jóvenes que aun no nacían o eran demasiado pequeños cuando aquella generación de caudillos traicionaron al pueblo y se cristalizaron en la dictadura perfecta que gobernaba este país. Ustedes los que ahora son más y mañana serán los mismos que siempre han construido un México devastado; la historia parece repetirse, pero lo que realmente se repite son los errores, la falta de visión de coherencia y de honestidad de los gobernantes.

Los exhorto a estudiar la historia de su patria y de otros países con gran provecho, porque así podrán sacar deducciones más exactas, en el momento que se requiera su participación.

Se encuentran en condiciones excepcionales, están llamados a prestar importantísimos servicios a la patria.

Por eso les digo, que utilicen sus elementos, sus herramientas para esa transformación que les corresponde hacer, volteen atrás sólo para recordar la historia, pero no la repitan.

No puedo decir cuáles son sus herramientas, pero tienen acceso a ellas, utilicen sus tecnologías, su ciencia, todo el conocimiento es bienvenido.

Hace un siglo yo y otros hombres ejemplares, nos encontrábamos en condiciones parecidas a las suyas, una gran responsabilidad tuvimos que enfrentar con aciertos y errores, intentamos dejar un país democrático, en mi periodo como presidente lo logré, fueron las elecciones más limpias, me llamaron el apóstol de la democracia, la libertad de prensa se respetó para todos, aprendimos a utilizar nuestras herramientas y lo que hicimos fue pensando en ustedes.

Francisco Ignacio Madero González.

San Pedro de las Colonias Chihuahua, México. 14 de Mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario